Cinema Negre. Hampa dorada de Marvin LeRoy. Dilluns 8 Octubre – Sala A. Victory

Título original: Little Caesar . Año: 1931. Duración: 80 min. País: Estados Unidos Dirección: Mervyn LeRoy  Guion: Francis Edwards Faragoh (Novela: W. R. Burnett). Música: David Mendoza. Fotografía: Tony Gaudio (B&W). Reparto: Edward G. Robinson,  Douglas Fairbanks Jr.,  Glenda Farrell,  Stanley Fields,  Sidney Blackmer,  William Collier Jr.,  Ralph Ince. Productora: Warner Bros. Pictures

Dilluns 8 de Octubre, a les 19.45 hores; Sala A Victory. Ateneo de Maó

EL GÁNGSTER COMO MITO MODERNO

      “Lo vi, vi lo que pasó. Era un matadero había sangre por las paredes y tipos tirados por el suelo. Di un vistazo y dije, ‘oh oh.’ No quería saber más del asunto.”  A pesar de estas palabras, tras investigar muy de cerca la Matanza del Día de San Valentín, un joven e impresionado William R. Burnett no tuvo ningún reparo en utilizar las sanguinarias fechorías de la organización criminal de Al Capone en Chicago para escribir su primera novela ‘Little Caesar’ (1929). Ésta fascinó a un primerizo Mervyn LeRoy quién, junto al productor Darryl F. Zannuck, insistió al jefazo Jack Warner para que comprara los derechos y así poder llevarla a la gran pantalla.

     El momento emergente del noir, así como el gran impacto mediático del underworld mafioso -sobre todo tras la famosa masacre-, hace que los productores de Hollywood se vuelvan hacia esta temática para explorar nuevas ficciones en el cine negro. El gángster ya no se muestra como el arquetipo plano y anticuado de novela popular. El Cesare ‘Rico’ Bandello del gran Edward G. Robinson es un temerario rebelde, un anarquista, que se abre paso sin mirar atrás en un mundo corrupto. Su nihilismo convierte al gángster en un mito moderno y ‘Hampa Dorada’ (‘The Little Caesar’ , Mervyn LeRoy, 1931) es el clásico imborrable que abre el camino.

     Mervyn LeRoy resultó ser clave en la irrupción del cine de gángsters y por contribuír en los primeros años 30 al perfil oscuro, violento y callejero de una parte esencial en la producción de la Warner, con películas de temática criminal como ‘Soy un Fugitivo’ (‘I Am a Fugitive From tne Chain Gang’, 1932) o ‘Duro de Pelar’ (‘Hard to Handle’, 1933). A pesar de ello, LeRoy fue siempre un director atípico en el cine negro, centrándose en la personalidad abrupta del antihéroe en sus largometrajes por encima de las historias que traían consigo (Rico, el delicuente vocacional y salvaje que disfruta de su individualismo; o el fugitivo Paul Muni, veterano de guerra inadaptado y presionado por la sociedad).

     En ese sentido, ‘Hampa Dorada’ (1931) es un film narrativamente práctico. LeRoy se  esfuerza en explorar las novedades del cine sonoro y en enfatizar el estudio psicológico del protagonista, por encima del contexto social y político tan inmediato y próximo en el que se refleja. La sensibilidad de W.R. Burnett no dudó en criticarlo: “Una historia de bandas sicilianas, y con qué reparto: Eddie Robinson, ex-actor de teatro yiddish neoyorquino. Por lo demás, anglosajones Ivy League auténticos, como Douglas Firbanks Jr., William Collier Jr., Stanley Fields, Ralph Ince… Y además, el guión de Faragoh no era plausible en absoluto; convertía mi historia en algo convencional, como la captura de Rico por parte del policía irlandés. Y además en un hotel lleno de pulgas. Imaginen a Rico en semejante lugar… Ni en broma. Y la vieja que lo envía a paseo; simplemente se la habría cargado”.

                                    FERNANDO SABINO SEGUÍ

Amb qui ho vols compartir?