Cinema negre. La ventana de Ted Tetzlaff.

The Window. Dilluns 16 a les 19,45 h Sala A. Victory. Ateneu de Maó

Título original: The Window. Año: 1949. Duración: 73 min. País: Estados Unidos. Dirección: Ted Tetzlaff  Guion: Mel Dinelli. (Novela: Cornell Woolrich).Música: Roy Webb. Fotografía: William Steiner (B&W). Reparto : Barbara Hale,  Bobby Driscoll,  Arthur Kennedy,  Paul Stewart,  Ruth Roman,  Brick Sullivan,  Lee Phelps,  Richard Benedict,  Tom Coleman,  Ken Terrell,  James Nolan  Productora: RKO Radio Pictures.

EL MENTIROSO Y EL LOBO, SEGÚN CORNELL WOOLRICH

     “El niño gritaba: « Aquí viene el  lobo, el lobo». Lo repetía y, cada vez, la gente del pueblo venía para socorrerlo… hasta que se dieron cuenta que no había ningún lobo”.

     El pastor mentiroso y el lobo, la mítica fábula de Esopo,  es la premisa argumental de un pequeño relato de Cornell Woorich llamado ‘The Boy Who Cried Murder’, publicado en su libro de 1944 ‘Phantom Lady’. El guión de ‘La Ventana’ (‘The Window’, 1949) adapta esta historia de un chaval de 10 años llamado Tommy Woodry (interpretado por la entonces estrella infantil de la Disney Bobby Driscoll) que, para sobrellevar el tedio del barrio marginal en el que reside con sus padres, inventa historias cargadas de imaginación y fantasía…hasta que presencia un crimen real y nadie le cree. Realizada por Ted Tetzlaff, buen fotógrafo en el Hollywood de los años 30 y 40, acreditado en títulos como ‘Me Casé con una Bruja’ (‘I Married a Witch’, René Clair, 1942), ‘ El Asunto del Día’ (‘The Talk of the Town´, George Stevens, 1942) o ‘Encadenados’ (‘Notorious’, Alfred Hitchcock, 1945), éste fue  uno de sus trabajos como director más reconocidos, a pesar de ser un film pequeño, amparado por la serie b y filmado con escasísimos medios.

     Tetzlaff hace gala de su talento como director de fotografía con una puesta en escena nocturna, muy oscura, que acapara casi todo el metraje. La atmósfera amenazante, claustrofóbica, y el excelente manejo de la tensión narrativa convierten ´La Ventana’, desde su modestia y su planteamiento infantil aparentemente inofensivo, en una pequeña exquisitez noir imprescindible para los paladares reivindicativos de este ciclo.

     Cornell Woolrich es uno de los autores cuya dedicación literaria a la novela negra -y a la industria cinematográfica, tanto estadounidense como europea- refleja una personalidad apasionante por temática, referencias, estilo y ciertas fijaciones, lo que deja entrever también una turbulenta y destartalada existencia. Dos de estos lugares comunes que caracterizaron la creatividad de Woolrich, los equívocos de la infancia y el vouyerismo, se dan cita en ‘La Ventana’ de Ted Tetzlaff, ejercicio noir ligero y suave, casi minimalista, dirigida a un público muy amplio para la RKO Pictures. Debemos recordar que el clásico voyeur por excelencia de Hitchcock, ‘La Ventana Indiscreta’ (‘Rear Window’, 1954), con elementos argumentales muy parecidos al film de Tetzlaff, también se basa en un cuento del escritor de Nueva York (‘It Had to be Murder’, 1942).

     Tetzlaff, quien también había trabajado con Hitchcock en ‘Encadenados’, sirve un ejercicio de suspense cargado de simpleza, rodado en su mayor parte en interiores muy reconocibles bajo mucha austeridad narrativa (y económica, of course), pero que poco o nada tiene que envidiar al legendario maestro del suspense, al menos en el apartado técnico. Nuestro añorado Mario Delgado destacó muchas escenas sobresalientes de esta pieza de orfebrería noir en su libro; a éstas podría incluirse la persecución final por la casa en ruinas del vecindario donde se desarrolla la película. Un prodigio de encuadres, sombras y ángulos inverosímiles magníficamente ensamblados por el film editor Frederic Knudtson, y que obtuvo una nominación al Oscar al Mejor Montaje en el año 1950. Una pequeña gran mención para esta pequeña gran película, un más que venerable estímulo para este género.

                                                         FERNANDO SABINO SEGUÍ

Amb qui ho vols compartir?