Cinema Negre.- Projecció de la pel·lícula ‘El beso del asesino’

Dins del cicle ‘Homenatge a Mario Delgado’ de cinema negre, dilluns dia 6.11.2017 a les 19,45 h  al Saló d’Actes de l’Ateneu es projectarà la pel.lícula “El beso del asesiono” de Stanley Kubric.

El Beso del Asesino’ (‘Killer’s Kiss’, Stanley Kubrick, 1955)

Título original: Killer’s Kiss. Año:1955. Duración: 67 min. País: Estados Unidos.Director: Stanley Kubrick. Guion:Stanley Kubrick. Música: Gerald Fried. Fotografía: Stanley Kubrick (B&W). Reparto: Frank Silvera,  Irene Kane,  Jamie Smith,  Ruth Sobotka,  Jerry Jarret,  Mike Dana,  Felice Orlandi,  Ralph Roberts,  Phil Stevenson,  Shaun O’Brien,  Barbara Brand,  David Vaughan,  Alec Rubin.   Productora: Minotaur Productions. Productor: Stanley Kubrick.

KUBRICK Y EL APRENDIZAJE

     Antes de su primera gran película y uno de los pilares en la historia del cine negro, ‘Atraco Perfecto’ (‘The Killing’, 1956), el mítico realizador Stanley Kubrick dirigió dos pequeños largometrajes, prácticamente desplazados y desconocidos en una filmografía tan excelsa e universal, en los que el cineasta apenas dispuso de medios productivos y donde acabó asumiendo la mayor parte de las responsabilidades técnicas (quizá el origen de ese control absoluto, casi obsesivo, en los rodajes, que le acompañará el resto de su legendaria carrera posterior) : ‘Fear and Desire’ (1953), ópera prima denostada completamente por el director, y esta ‘El Beso del Asesino’ (‘Killer’s Kiss’, 1954), pequeño film noir de tintes barrocos y, a su vez, de un realismo casi documental que acabará sirviendo como aprendizaje feroz  para su inequívoca obra maestra del género antes mencionada. Un film perfecto para comenzar la nueva temporada del ciclo de grandes olvidados del cine negro, no como maniobra de escapismo al olvido popular sino por ser inhóspito germen de todo un mito cinematográfico como Kubrick.

     Sin ser un largometraje de virtudes extraordinarias, en ‘El Beso del Asesino’ habitan algunos aspectos muy interesantes que le confieren cierta autonomía como producto noir, así como curiosos apuntes que perfilan la singularidad de su creador: en primer lugar, esa mirada clínica casi vouyerista, a unos Greenwich Village y Broadway plenos de autenticidad, que desnuda sin pudor la fragilidad del boxeador fracasado Davey Gordon (Jamie Smith), la taxi girl Gloria Price (Irene Kane) y el repulsivo jefe de ésta, Vincent Rapallo (Frank Silvera), un triángulo miniaturista del género cuya fatalidad queda bastante en entredicho por un desenlace argumental acorde con la política de comodidad de la distribuidora United Artists.

     En segundo lugar, la fascinación del joven Kubrick hacia el mundo del boxeo, ya expuesta con rotundidad en su primer cortometraje ‘Day of the Fight’  (1951), alrededor del púgil Walter Cartier un trabajo en el que ya mostró su talento para los claroscuros fotográficos y el uso de ópticas abruptas, como el gran angular, también muy utilizados en ‘El Beso del Asesino’.  Y en tercer lugar, cabría destacar algunas secuencias, cargadas de belleza y significado, pero que se muestran muy aisladas en el metraje final de esta película: el duelo final en el almacén de maniquíes, la escena del callejón en el que unos matones asesinan al mánager del boxeador o ese relato en off del pasado de la femme Gloria, apostado sobre la actuación de la bailarina de ballet clásico Ruth Soborka, por entonces la segunda esposa de Kubrick, of course. FERNANDO SABINO SEGUÍ

Ho vols compartir?